Los recuerdos ahí afuera, o la mente antena

Probablemente casi todas las personas piensan que sus recuerdos están guardados en su cerebro. Hemos sido enseñados a pensar de ese modo y posiblemente los científicos llegaron a esa conclusión por la forma en que fueron también educados.

Me pregunto si en aquella época habría radio o televisión. ¿Qué tiene que ver eso? Pues tiene que ver con que imaginar que el cerebro es una caja conteniendo nuestros recuerdos no es la única opción. De hecho, parece que deja sin explicación muchos otros hechos que la gente experimenta.

Con una radio puede escuchar cierta música. Ahora, usted sabe que la música no está realmente en la radio, sino en la emisora. Que la radio es simplemente algo que nos permite captar esa música y escucharla. Sabe que, por más que busque dentro de la radio, nunca encontrará rastros de la música que acaba de oir.

Pero, si no lo supiera, quizás imaginaría que la música está dentro, como lo hacen muchos niños o personas que se enfrentan por primera vez a una radio.

Tal vez a los científicos pudo haberles pasado lo mismo con el cerebro.

Tal vez el cerebro podría ser, no una caja que contiene nuestros recuerdos, sino una grabadora que permite guardarlos en un lugar al que sólo podemos acceder de ese modo.

Un daño cerebral, como la amnesia, sería similar a la de una radio con el díal o algún otro componente malogrado.

Lo que me lleva a pensar que puede ser así es que en las terapias de regresión donde participan varias personas, a veces se ha encontrado casos de dos personas, en extremos opuestos de la habitación, teniendo regresiones casi idénticas.

Las regresiones muestran detalles que no permiten descartarlas como fantasías. Pero tampoco pueden ser explicadas por el modelo de la mente-caja de recuerdos. La reencarnación propone un modelo alma-caja de recuerdos, pero eso no explica por qué dos personas pueden tener los mismos recuerdos.

Sin embargo, se pueden explicar con el modelo mente-antena.

Una regresión nos permitiria sintonizar con un recuerdo escrito en ese lugar, pero no necesariamente escrito por nosotros. Basta con que estemos sintonizados.

Un rasgo observado en las regresiones es que lo que uno recuerda suele tener relación con algún problema actual para el que el recuerdo proporciona una clave de solución. Las personas pueden tener vidas diferentes, pero la combinación de las cosas que le ocurren y cómo las perciben determinan problemas similares. En la regresión, ambas se encontrarían accediendo a los mismos recuerdos.

Leer la mente sería poder sintonizar los recuerdos inmediatos escritos por otra persona.

Los recuerdos de vidas pasadas serían poder sintonizar los recuerdos escritos por otras personas.

Es como si hubiera una inmensa memoria colectiva, una especie de Internet, en la que constantemente se registran nuestros recuerdos, a los que podemos acceder usando las antenas de nuestra mente.

Tal vez tengamos alguna memoria biológica de corto plazo, como tienen las computadoras una memoria local, como un soporte temporal. Pero la enorme cantidad de información que podemos ver no están allí, sino en la red, allá afuera.

[Créditos: imagen]

Comentarios

Lee también

Cardumen de conocimientos

Email con más opciones

Polvos Virtuales

unobstrusive web dev

Sistema con convención en lugar de configuración

TDD para educación

Imagino... imaginemos

Planificación e Impulso

Pintando como en el mundo real